Cambiaron la reglas del juego en ciberseguridad y le contamos el porqué

El siglo XXI arrancó con el número de dispositivos inteligentes en aumento. Primero fueron los celulares, y luego se agregaron a la lista televisores, marcapasos e incluso lavadoras que son capaces de ir más allá de su función inicial. No obstante, para quienes ven un poco más allá, saben que este rotundo paso hacia el futuro también significa grandes desafíos. Desafíos que abarcan, sobre todo, el área de la ciberseguridad.

 

En ese sentido, antes que nada, es importante entender el panorama actual. Así, de acuerdo con un artículo publicado por Harvard Business Review (HBR), Gartner predijo que para el año 2020 habrá 2 billones de dispositivos conectados. Frente a ello, no es complicado imaginar que las medidas de seguridad tradicionales simplemente no serán suficientes.

 

Para ilustrar lo anterior, solo hay que tener en cuenta que panoramas que antes parecían futuristas, como el hackeo a un marcapasos, son cada vez más posibles. En la misma línea, en ambientes corporativos, HBR toma como ejemplo a Amazon Echo, un dispositivo diseñado para escuchar y transmitir información que, si bien aumenta la productividad, también resultaba un enorme riesgo en la seguridad de las empresas, hasta que recibió la actualización correspondiente.

 

De esa manera, resulta evidente que el mundo de la ciberseguridad no solo debe continuar, sino también reforzar, su enfoque en ayudar a los usuarios a enfrentar los desafíos del siglo XXI.  El portal HBR, por su parte, apunta que los sistemas de seguridad deben ser inteligentes y estar capacitados para trabajar sin supervisión humana, de tal manera que sepan cuándo y cómo tomar acciones proactivas y defensivas.

“El número masivo de dispositivos que estarán conectados en el futuro hará imposible que los equipos IT identifiquen y detengan cada una de las actividades sospechosas. Para lograrlo, estos equipos deben ser suficientemente inteligentes como para analizar todos y cada uno de los dispositivos y las vulnerabilidades que estos poseen; aprobar y rechazar acceso a las redes y aprender constantemente de las situaciones”, se afirma en el mencionado portal.

 

Punto y aparte con lo anterior, vale acotar que, en Latinoamérica, específicamente en Chile, existen claros avances al respecto. Por mencionar un caso concreto, en Widefense contamos con un abanico de soluciones empresariales para proteger el creciente número de dispositivos que se suman a la partida.

 

Entre las soluciones, es posible mencionar CAPAM, para controlar la actividad de los usuarios con privilegios y por supuesto Cylance, una plataforma inteligente que es capaz de anticipar ataques 36 meses antes de que siquiera ocurran.

 

Finalmente, solo queda decir que hoy nos enfrentamos a una nueva y desafiante realidad. Basta pensar que un ataque al correo de un gerente en Chile puede parar barcos en Europa y poner en riesgo toda la mercancía de su empresa. Y en esa línea, ante un mundo cada vez más interconectado ¿Qué más podrían lograr los cibercriminales? No obstante, no se trata de alarmarse, sino de tomar las medidas correspondientes a tiempo. Tal como afirma HBR: “Es hora de avanzar hacia un futuro mucho más seguro e inteligente”.

 

 

Con información de Harvard Business Review / Versión en español aquí.