Widefense expande al mercado colombiano su oferta líder en ciberseguridad

Con 30 de años de experiencia en el rubro de la Ciberseguridad, Widefense expande este año sus operaciones a Colombia, un competitivo mercado donde apuestan por proteger las empresas de dicho país con el respaldo de fabricantes de la talla de Blackberry-Cylance, Darktrace, McAfee y Forcepoint, entre otros líderes del mercado.

 

Tras la apertura oficial de la sede en Colombia el pasado 1 de abril, Kenneth Daniels, gerente general de Widefense, explica que su propuesta no se trata solo de instalar un antivirus, sino de acompañar al cliente en medio de la transformación digital para mantener seguros sus datos clave.

 

¿Por qué decidieron expandirse a Colombia?

 

Desde 2017 trabajamos en una transformación estratégica que implica el desarrollo de un nuevo modelo de servicio para darle más y mejor cobertura a las necesidades de los clientes. A fines de 2018, lo implementamos con soluciones que nos permitieron acelerar todas las fases del proceso y finalmente, en 2019, tras una prueba compleja, comprobamos que estábamos listos.

 

El modelo de entrega de servicio, la estructura e incluso la composición de nuestra oferta está preparada para hacer un desembarco en un país tan complejo y competitivo como lo es Colombia.

 

¿Este modelo tiene nombre?

 

El modelo en el que concluyó nuestra búsqueda fue el PGO -Preparar, Gestionar y Optimizar- el que nos permite entregar al cliente dos cosas que nos pedían: primero, que fuéramos capaces de recomendar mejoras y segundo, que ofrecieramos un acompañamiento permanente, continuo.

 

El modelo PGO nos permite entender a cabalidad cuáles son las condiciones del cliente, qué es lo que necesita e involucrar cuatro elementos clave: el contexto, la estrategia, las amenazas y la innovación tecnológica.

 

¿Cuál sería su valor agregado?

 

En esta transformación estratégica, la optimización es un elemento clave del modelo PGO, ya que lo que buscamos es que todas las plataformas sean mejoradas a partir del conocimiento que tenemos y la información que generamos. Incluso diría que más que un valor agregado, es el principal diferenciador.

 

La parte de optimización antes la hacíamos con timidez, no como parte de un todo. Ahora la separamos, incluso creamos una unidad dedicada a ella, que lo que hace es asegurarse de que todo lo que sucede sea aprovechado para que pasen de una condición A, a una condición “A plus”.

 

¿En qué momento se dieron cuenta de que sí funcionaba?

 

Pudimos acortar los tiempos de ejecución, cumplir mejor con las expectativas de los resultados que se querían lograr y cuando entramos a la fase de gestión, tuvimos comentarios positivos y de sorpresa. La optimización se estaba sintiendo.

 

De hecho, es tanto así que la optimización tiene que ver con un planeamiento continuo y esto le ha dado satisfacción a los clientes porque sienten que no sólo hay un acompañamiento. De alguna manera, los ayudamos a marcar la pauta de hacia dónde pueden o sería conveniente moverse.

 

Ahora, todo esto no lo hubiéramos logrado sin las herramientas propias de Widefense que desarrollamos internamente como son WSC, para hacer un diagnóstico inicial, y eThalamus que es realmente la plataforma que nos permite lograr la optimización.

 

¿Cómo se beneficiarán las empresas colombianas de este modelo PGO?

 

En los últimos dos años hemos estado trabajando en esta transformación. Es producto de 30 años de historia, en donde fueron por lo menos 10 veces las que nos tuvimos que reinventar. Fuimos de una época en donde la ciberseguridad se compraba como “el antivirus”; luego pasamos a administrar el antivirus hasta que las amenazas se hicieron más complejos y fuimos evolucionando.

 

Estamos en una etapa en donde la transformación digital de los clientes tiene un ritmo diferente: empieza con un concepto, pero termina en cambios que son más profundos. Así nos dimos cuenta de que la ciberseguridad no es un objetivo, sino un camino. Entonces yo te diría que la metodología y la propuesta de valor actual que llevamos a Colombia y que creemos que será beneficiosa para ellos tiene por objeto traducir todo eso en algo estructurado, medible, repetible y demostrable.

 

¿Por qué Colombia?

 

Nuestro plan de expansión incluye más de un país, sin embargo Colombia cuenta con tres factores clave que nos hicieron decidirnos. El primero es el tamaño del mercado, que además está en un proceso de innovación muy fuerte; lo segundo es que hay una conciencia y un tema de legislación que acompaña nuestra propuesta. Por último, el tercer elemento es el compromiso de los fabricantes que vieron nuestra propuesta en Chile, el efecto que estaba teniendo y cómo éramos capaces de potenciar al máximo las soluciones que ofrecían.

 

Entonces ellos nos pidieron que los acompañaramos a posicionar sus soluciones a nivel regional de la misma manera que lo estábamos haciendo en Chile.

 

¿Quiénes conforman el equipo de Widefense en Colombia? ¿Qué viene ahora?

 

Adriana Durán, nuestra gerente de territorio en Colombia, es la punta de lanza y estamos en la formación del resto del equipo. Hoy estamos presentándonos ante las empresas colombianas y el modelo que tenemos permite mucha agilidad en cuanto a la asistencia en forma remota. No tenemos que mover recursos a Colombia y los que sí se necesiten los contrataremos a nivel local, en función de la demanda, para dar soporte o hacer gestión de las plataformas en sitio.

 

Las operaciones en Colombia las iniciamos el 1 de abril y ahora vamos a hacer un lanzamiento global que incluirá los dos territorios para mostrar todo lo que tenemos. Sabemos que la ciberseguridad es un tema que tiene que ver con la confianza, es un camino que hay que recorrer y nosotros lo haremos de la mano de diversos fabricantes líderes en el rubro.

 

¿Cuál es su visión para lo que queda de año?

 

Lo primero es consolidar Colombia. No queremos descuidar Chile, pues estamos recuperando nuestras tasas originales de crecimiento.

 

Todavía hay mucho mercado por cubrir. La verdad que un cliente le cuenta a otro, este nos llama y no nos ha faltado que alguien nos pida acompañamiento. Eso nos está provocando crecer a un muy buen ritmo, por lo que a Chile no lo vamos a descuidar. De hecho, sigue siendo el foco principal y en Colombia lo que queremos hacer es estabilizar nuestra propuesta. Se trata de terminar el año con un posicionamiento de reconocimiento, que las empresas colombianas sepan de nosotros y presentarles los beneficios de los servicios que estamos dando acá en Chile.